resiliencia -epaasf

Tengo el Corazón de Piedra

4 Flares 4 Flares ×

Al escuchar a un paciente que me dice: “tengo el corazón de piedra” me conecto con la metáfora de lo que quiere expresar, en relación al dolor de ese momento, es cuando en forma jocosa para romper su metáfora, le respondo: Excelente eres mi primer paciente con trasplante de corazón, que maravillosa experiencia para mí como profesional; la risa no se hace esperar para sustituir las lágrimas del dolor.

¿Cuántos Corazones de Piedra  tengo a mi alrededor que ahora leen esto?  Bien a todos esos que por un momento se bloquean el amor para abrazar una metáfora con pasión y justificar y justificarse, una y mil veces, la razón para no volver a amar, es a quienes les dedico este escrito.

¿Que finalice una relación afectiva no te convierte en insensible o sin sentimientos?, no te obliga a hacer un drama de novela, con tus emociones, hundirte en un pozo profundo de tristeza y sufrimiento, donde la oscuridad abraza a la luz para seguir dando vueltas al dolor o al rol de víctima y que todos te compadezcan con el “pobrecito” Acéptate  en este momento con todas las emociones revueltas, acepta tus sentimientos de ira, rabia, dolor.

Y  salir de ese estado conviértelo  nuevamente en un reto, resurgir para seguir viviendo con el mismo corazón con cuatro ventrículos que gracias a dios sigue funcionando, como el órgano responsable de la circulación mayor y menor de la sangre, estas vivo, “estas aquí y ahora”, lo más lindo es salir de ese estado emocional fortalecido, siendo resiliente, tomando lo bonito de ese amor para  mantenerlo en tu experiencia de aprendizaje. Para reanudar la vida con más pasión, con más energía, con más amor;  haciéndote responsable de seguir con optimismo, sin drama, busca la alegría de los momentos compartidos, fueron tan buenos que los vas a volver a repetir.

Vamos tu puedes hacerlo, tienes la fuerza positiva para salir de  allí. Quiero recordarte SI TE GUSTAN LAS METAFORAS EN TU VIDA, TE INVITO A LEER ESTAS: “Lava derramada de la punta de un volcán en erupción”. Eso es la ira. Y si trabajas la ira, la rabia y la impotencia que te produce una ruptura tu vida cambia. Acepta ser: “Un triste niño impotente frente al adulto abusivo que le roba su juguete preferido”. Ese era yo cuando perdí a mi novia. Solo te invito que el “lindo sol que iluminas el día, lucero que adornas la noche, flor que adornas mi árido campo, estrella guía de mi camino errado, ven, deja que te abrace”. USA LAS METAFORAS EN POSITIVO.

Hasta nuestro próximo encuentro de aprendizaje reflexivo con brillo en tus ojos, alegría en tú corazón y más amor para compartir.

Luciamelia.

Un pensamiento en “Tengo el Corazón de Piedra

Queremos saber tu opinion